Asociación entre pérdida de peso y mortalidad en la fibrosis pulmonar idiopática

by | Dic 26, 2022 | 0 comments

Abstracto

Razón fundamental

La fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es una enfermedad pulmonar intersticial crónica y progresiva que no tiene cura. Muchos esfuerzos de investigación actuales se centran en modalidades diagnósticas y terapéuticas para la FPI, mientras que otros factores de riesgo que afectan la patogénesis de la enfermedad reciben menos atención. Los datos emergentes respaldan la importancia clínica de la pérdida de peso en pacientes con FPI. Sin embargo, los factores asociados con la pérdida de peso y el impacto de la pérdida de peso sobre la mortalidad siguen sin explorarse por completo.

Objetivos

Explore la asociación entre la pérdida de peso y la supervivencia sin trasplante en pacientes con FPI e identifique las variables clínicas asociadas con la pérdida de peso en esta población.

Métodos

Se generaron análisis de regresión de riesgos proporcionales de Kaplan-Meier y Cox y se estratificaron por pérdida de peso o uso de medicamentos antifibróticos. Se utilizó la regresión logística condicional para evaluar los factores asociados con la pérdida de peso.

Resultados

Hubo un aumento significativo en la mortalidad en pacientes que perdieron ≥ 5% de su pérdida de peso corporal (HR 2.21, [1.29, 4.43] p = 0,021). El uso de oxígeno suplementario (OR ajustado 13,16) y una pérdida de FVC ≥ 200 ml durante 1 año (OR ajustado 5,44) se asociaron con una pérdida de peso ≥ 5 % en el año siguiente al diagnóstico de FPI. El uso de medicación antifibrótica no cambió significativamente la mediana de supervivencia libre de trasplante en pacientes que perdieron más de ≥ 5 % de su masa corporal.

Conclusiones

La pérdida de peso durante el primer año después de un diagnóstico de FPI está fuertemente asociada con una menor supervivencia sin trasplante. Se necesita más investigación para determinar los mecanismos que rodean la pérdida de peso en pacientes con FPI.

Introducción

La fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es una enfermedad pulmonar intersticial (EPI) idiopática progresiva crónica y es la EPI más común que afecta a los adultos mayores en los Estados Unidos. [1]. La prevalencia informada de la FPI es tan alta como 494 casos por cada 100 000 adultos mayores de 65 años y parece estar aumentando [2]. La FPI se asocia con cicatrización pulmonar progresiva y deterioro de la función pulmonar, lo que finalmente resulta en la muerte. Si bien la única terapia curativa es el trasplante de pulmón, esta opción está disponible para relativamente pocos pacientes. Las terapias antifibróticas, pirfenidona y nintedanib, reducen la tasa de deterioro de la función pulmonar [3,4,5] y pueden prolongar la supervivencia pero desafortunadamente no curan la fibrosis [6].

Muchos esfuerzos de investigación actuales se centran en modalidades diagnósticas y terapéuticas para la FPI, mientras que otros factores de riesgo que afectan la patogénesis de la enfermedad reciben menos atención. Los factores del estilo de vida, como la ingesta dietética y el estado nutricional, siguen estando muy poco estudiados en las enfermedades respiratorias crónicas. El estado nutricional deficiente y la pérdida de peso se han identificado como predictores independientes de malos resultados clínicos en enfermedades pulmonares crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) [7, 8]. Otros factores, incluida la depresión, también pueden contribuir a la pérdida de peso en la enfermedad pulmonar crónica. [9]. Más recientemente, la pérdida de peso, la disminución de la masa muscular y el índice de masa corporal (IMC) disminuido/bajo también se asociaron con una mayor mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) [10, 11]cáncer de pulmón [12,13,14]y pacientes con FPI [15, 16]. Esto es clínicamente relevante ya que la suplementación dietética en pacientes desnutridos con EPOC mejoró la distancia de caminata de 6 minutos (6MWD), la fuerza de los músculos respiratorios (presiones inspiratorias y espiratorias máximas) y la calidad de vida relacionada con la salud en general, según lo medido por el Cuestionario Respiratorio de St. George [17].

Los datos emergentes respaldan la importancia clínica de la pérdida de peso en pacientes con FPI. Una cohorte reciente de pacientes con FPI de Japón y el Reino Unido mostró que una disminución significativa del peso corporal (BW), definida como una pérdida de masa corporal > 6,1 %, era un predictor independiente de mortalidad [15]. Pugashetti et al. encontró que una disminución del IMC de > 5 % se asoció con un riesgo dos veces mayor de muerte en pacientes con FPI e ILD indiferenciada [18]. Más recientemente Comes et al. también mostró una asociación entre la pérdida de peso y la mortalidad en el estudio de FPI combinada, enfermedades del tejido conectivo, neumonitis por hipersensibilidad fibrótica y otros tipos inclasificables de fibrosis pulmonar [19]. Además, múltiples estudios han sugerido que una disminución en el IMC puede tener utilidad como herramienta de pronóstico [20, 21]. Estos estudios sugieren una relación clínicamente significativa entre la progresión de la enfermedad y la pérdida de peso.

El uso de pirfenidona o nintedanib a menudo se asocia con efectos secundarios gastrointestinales significativos [3, 22, 23]. Un estudio reciente mostró que el 63% de los pacientes que tomaban pirfenidona reportaron anorexia y el 55% reportaron pérdida de peso. Se notificó anorexia y diarrea en el 46 % de los pacientes que tomaban nintedanib. [24]. Los estudios que informaron asociaciones entre la pérdida de peso y la mortalidad se publicaron antes de que el uso de medicamentos antifibróticos se convirtiera en el estándar de atención para el tratamiento de la FPI. Como tal, no está claro cómo la pérdida de peso asociada con la terapia antifibrótica afecta la progresión de la enfermedad y si el tratamiento antifibrótico es tan efectivo en pacientes que experimentan una pérdida de peso significativa.

Este estudio explora la relación entre el cambio de peso durante el primer año después del diagnóstico de FPI y la función pulmonar y la supervivencia libre de trasplante. Presumimos que una disminución en el peso corporal de más del 5% dentro del primer año del diagnóstico de FPI se asocia con una mayor mortalidad y una disminución significativa en la capacidad vital forzada (FVC). Además, nuestro objetivo fue dilucidar si el uso de medicamentos antifibróticos tiene algún impacto en la pérdida de peso y/o la mortalidad en nuestra cohorte.

materiales y métodos

Población de estudio y recopilación de datos

Utilizando una base de datos de registro de ILD existente en la Universidad de Rochester (n = 498), identificamos a 75 pacientes con un diagnóstico de FPI (basado en el diagnóstico de consenso de URMC MDD como se describe en la guía de práctica clínica ATS/ERS/EJRS/ALAT [25]). Se obtuvo el consentimiento por escrito de todos los sujetos. La recopilación de datos se inició en 2008. 71 pacientes tenían al menos 1 año de datos de prueba de función pulmonar longitudinal y mediciones de peso. Se recopilaron datos de 34 pacientes antes de 2014, cuando la pirfenidona y el nintedanib fueron aprobados por la FDA para el tratamiento de la FPI y, por lo tanto, estos pacientes no tomaban un medicamento antifibrótico. Los pacientes fueron excluidos si no tenían diagnóstico de FPI, si no se disponía de pruebas de función pulmonar longitudinales o incompletas y si no se documentaba su peso. Los diagnósticos se realizaron con base en la historia clínica, el examen físico y la tomografía computarizada.

La fecha del diagnóstico inicial de FPI se estableció con la mayor precisión posible en base a las notas clínicas. Para cada paciente, se documentaron la FVC y el peso/IMC en el momento del diagnóstico y durante los años siguientes a la fecha del diagnóstico. La función pulmonar se midió en intervalos de 3 meses, hasta la fecha actual o hasta que tuvieron un trasplante de pulmón, cuando se perdieron durante el seguimiento o fallecieron. Las medidas de peso se registraron en el momento de cada PFT. Se documentaron medidas de peso adicionales si se registraron en la historia clínica. Se calculó el cambio en el peso y la FVC al final del primer año después del diagnóstico y solo se consideró significativo si los cambios se documentaron consistentemente en al menos tres mediciones. Se recopilaron variables adicionales de interés, entre ellas: edad, sexo, comorbilidades médicas, tabaquismo y uso de medicamentos antifibróticos. Este estudio fue aprobado por la junta de revisión institucional de la Universidad de Rochester (#00000503).

análisis estadístico

Se realizaron análisis de chi-cuadrado y pruebas t para comparar las diferencias en la demografía inicial. Se generaron curvas de Kaplan-Meier y se estratificaron por pérdida de peso o uso de medicamentos antifibróticos. Análisis de regresión de riesgos proporcionales de Cox con cocientes de riesgos instantáneos (HR) e intervalos de confianza del 95 %…

Truncado en 8000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

próximas capacitaciones

No se han encontrado próximas capacitaciones de Fisioterapia Respiratoria.

newsletter de respiratoria