Función pulmonar y hallazgos radiológicos 1 año después de COVID-19: un seguimiento prospectivo

by | Oct 20, 2022 | 0 comments

Resumen

Fondo

La pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ya ha afectado a más de 400 millones de personas, con un número creciente de sobrevivientes. Estos datos indican que una miríada de personas pueden verse afectadas por las secuelas pulmonares de la infección. El objetivo de este estudio fue evaluar las secuelas pulmonares en pacientes con neumonía bilateral por COVID-19 según la gravedad al año del alta hospitalaria.

Métodos

COVID-FIBROTIC es un estudio de cohorte observacional prospectivo multicéntrico para pacientes ingresados ​​con neumonía bilateral por COVID-19. Se analizaron los resultados funcionales pulmonares y las secuelas de la tomografía computarizada de tórax 12 meses después del alta hospitalaria y clasificamos a los pacientes en tres grupos según la gravedad. Se diseñó un modelo de análisis post hoc para establecer cómo cambiaba la prueba funcional entre grupos y con el tiempo. Se creó un modelo de regresión logística multivariable para estudiar los factores pronósticos del deterioro de la difusión pulmonar y los cambios radiológicos de tipo fibrótico a los 12 meses.

Resultados

Entre 488 pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19, 284 pacientes completaron la evaluación completa a los 12 meses. La mediana de edad fue de 60,5 ± 11,9 y el 55,3% eran hombres. Encontramos diferencias entre grupos en sexo masculino, tiempo de estancia hospitalaria, afectación radiológica y parámetros de laboratorio inflamatorios. La evaluación funcional de las secuelas pulmonares mostró que los pacientes graves tenían estadísticamente peores niveles de difusión pulmonar a los 2 meses pero no se encontraron diferencias entre grupos en los controles posteriores. Sin embargo, a los 12 meses de seguimiento, encontramos alteración de la difusión pulmonar en el 39,8 % sin relación con la gravedad. Los cambios radiológicos de tipo fibrótico a los 12 meses se comunicaron en el 22,7% de los pacientes (102/448), asociados únicamente a afectación radiológica al ingreso (OR: 1,55, IC 95% 1,06-2,38; p = 0,02) y LDH (OR: 0,99). , IC 95% 0,98-0,99, p = 0,046).

Conclusión

Nuestros datos sugieren que un porcentaje significativo de individuos desarrollaría secuelas pulmonares después de la neumonía por COVID 19, independientemente de la gravedad del proceso agudo.

Registro de prueba Clinicaltrials.gov NCT04409275 (1 de junio de 2020)

Fondo

La pandemia de COVID-19 ha afectado a más de 400 millones de personas hasta la fecha [1]20% de los cuales han sido hospitalizados [2], subrayando la importancia de comprender las secuelas a largo plazo en los supervivientes. Los datos disponibles indican que un tercio de los pacientes con COVID-19 ingresados ​​en el hospital pueden progresar al síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) [2]. Un porcentaje de sobrevivientes de ARDS desarrollará lesiones pulmonares fibróticas relacionadas con la acumulación de fibroblastos y el depósito de colágeno y otros componentes de la matriz extracelular. [3]. A pesar del uso de protocolos de ventilación protectora, estos cambios restrictivos reducirán la calidad de vida [3, 4] y en algunos casos resultan en discapacidades permanentes. Además, un porcentaje de pacientes que sobrevivieron a otras neumonías causadas por coronavirus como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), desarrollaron deterioro funcional a largo plazo y cambios radiológicos fibróticos. La edad avanzada y el sexo masculino se identificaron como factores de riesgo de resultados desfavorables y desarrollo de fibrosis pulmonar, y se correlacionaron con la gravedad y la duración de la enfermedad aguda. [5,6,7,8,9].

En la fase aguda de la COVID-19, las autopsias de pacientes con ventilación mecánica mostraron cambios hiperplásicos y metaplásicos de neumocitos y fibrosis intersticial más pronunciados que los que recibieron oxígeno convencional [10]. Se ha informado la aparición temprana de cambios fibróticos mediante tomografía computarizada de alta resolución (HRCT, por sus siglas en inglés) durante la hospitalización, lo que sugiere que el efecto directo del virus en las células alveolares y endoteliales pulmonares, combinado con una respuesta inmunitaria local aberrante, podría inducir fibrosis pulmonar en pacientes predispuestos. [11]. Al comparar la TCAR de pacientes a los 60 y 100 días después del alta, hay una mejoría en la consolidación y extensión de las opacidades en vidrio esmerilado en las imágenes, pero solo una mejoría gradual en las lesiones reticulares [12].

Aproximadamente un tercio de los pacientes con neumonía grave presentaron cambios fibróticos, definidos como presencia de bandas parenquimatosas, bronquiectasias por tracción y/o panal de abeja dentro de los 6 meses posteriores al alta. En estos pacientes se identificó como factor de riesgo la necesidad de no VMI [13]y el 25% de los pacientes ingresados ​​por neumonía por COVID-19 mantienen alteraciones radiológicas al año del alta, siendo la alteración residual más frecuente (13%) las lesiones reticulares/quísticas subpleurales [14].

Un estudio publicado recientemente analizó los cambios funcionales durante 1 año en sobrevivientes de neumonía grave por COVID-19, excluyendo a los pacientes con ventilación mecánica. Informan una mejoría de la función pulmonar en el seguimiento, pero el 33 % de los pacientes mostró anomalías en la capacidad de difusión de los pulmones para el monóxido de carbono (DLCO), mientras que los cambios fibróticos en la TCAR se describieron en menos del 5 % [15].

Presumimos que los pacientes con neumonía por COVID-19 pueden desarrollar secuelas pulmonares independientemente del tratamiento o no con ventilación mecánica. El objetivo de nuestro estudio fue investigar las lesiones persistentes de tipo fibrótico y los cambios en la función pulmonar en una cohorte de pacientes con neumonía bilateral por COVID-19 1 año después del alta hospitalaria.

Métodos

Diseño del estudio y participantes

COVID-FIBROTIC (clinicaltrials.gov NCT04409275) es un estudio prospectivo, multicéntrico, observacional de seguimiento de pacientes ingresados ​​por neumonía bilateral por COVID-19 en 12 hospitales de España. El diagnóstico del síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) se basó en los criterios de los centros de control de enfermedades (CDC), con todos los pacientes confirmados por reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (PCR). El diagnóstico de neumonía por COVID-19 se estableció de acuerdo con la guía provisional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) si los pacientes cumplían con alguno de los siguientes criterios: saturación de oxígeno (SpO2) < 94% en aire ambiente a nivel del mar, presión arterial parcial de oxígeno a fracción de oxígeno inspirado (PaO2/FiO2) relación < 300 mmHg, frecuencia respiratoria > 30 respiraciones/min, o infiltrados pulmonares > 50% [16]. La extensión de la neumonía en el momento del diagnóstico en la sala de emergencias se cuantificó adaptando la puntuación de Evaluación radiográfica del edema pulmonar (RALE) a COVID-19 (mínimo 0-máximo 8) [17]. Cuando no había antecedentes de enfermedades pulmonares (excepto asma o apnea del sueño) o insuficiencia cardíaca o renal no controlada, los hallazgos se atribuyeron a la infección por SARS-CoV-2.

Se invitó a participar a todos los pacientes dados de alta de los servicios respiratorios mayores de 18 años con una expectativa de vida > 1 año. Se excluyeron pacientes con neumonía unilateral por COVID-19, diagnóstico previo de enfermedad pulmonar intersticial (EPI) o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y/o con dificultades para acudir a los centros a las visitas de seguimiento. No se excluyeron los pacientes que sufrieron una embolia pulmonar durante el ingreso si estaban adecuadamente anticoagulados y habían mostrado resolución de la embolia en una angioTC previa.

Prueba de función pulmonar (PFT) y prueba de marcha de 6 m (6MWT)

Las pruebas de función pulmonar (PFT) se realizaron en el laboratorio de pruebas funcionales respiratorias en todos los centros participantes e incluyeron la determinación de los volúmenes pulmonares. [total lung capacity (TLC), residual volume (RV), functional residual capacity (FRC) using plethysmography]y espirometría [forced vital capacity (FVC), forced expiratory volume in 1 s (FEV1) and FEV1/FVC ratio]. La DLCO se determinó mediante la técnica de respiración única utilizando un analizador de infrarrojos, corrigiendo los valores de hemoglobina. Todos los procedimientos se realizaron de acuerdo con las pautas de la American Thoracic Society (ATS) y la European Respiratory Society (ERS). [18,19,20,21].

La prueba de marcha de 6 min (6MWT) mide la distancia que un paciente puede caminar rápidamente sobre una superficie plana y dura en un período de 6 min. Evalúa las respuestas globales e integradas de todos los sistemas involucrados durante el ejercicio, incluidos los sistemas pulmonar y cardiovascular,…

Truncado en 8000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

próximas capacitaciones

No se han encontrado próximas capacitaciones de Fisioterapia Respiratoria.

newsletter de respiratoria