Lección 6: Aprovecha tus fortalezas

by | 30 de Oct, 2022 | 0 comments

Una de las primeras preguntas que le hago a un atleta cuando empiezo a trabajar con él es cuáles son sus mayores fortalezas en el campo. Pregunto esto por algunas razones; la primera es que me da una idea de las capacidades físicas en las que debemos trabajar. Si, por ejemplo, estoy trabajando con un extremo que dice que su mayor fortaleza es su habilidad y velocidad 1v1, entonces sé que recuperar la aceleración será clave para su regreso al rendimiento (lea más sobre las diferencias entre el regreso a la participación, el regreso al deporte y el regreso al rendimiento aquí). Otra razón por la que hago esta pregunta es porque me dice lo que es significativo para ellos. No quiero pasar demasiado tiempo enfatizando aspectos del juego que no contribuyen al éxito de ese individuo en el campo. De ninguna manera estoy sugiriendo que nunca debemos abordar nuestras debilidades. De hecho, esa es también una de las primeras preguntas que hago a mis atletas. Simplemente creo que a menudo dedicamos tanto tiempo y energía a tratar de abordar nuestras debilidades que nunca nos damos permiso para abrazar por completo nuestras fortalezas y dejarlas brillar.

Si has leído mis blogs anteriores, sabrás que mi papá me crió para ser el número 10. Me decía que mi trabajo era ser el controlador de tráfico aéreo en el campo; me entrenó para ser el director orquestando el ritmo, la métrica y la melodía del juego. Esto se adaptaba a mis habilidades naturales de conocimiento táctico, visión de campo y competencia técnica. También significó que no tenía que intentar forzar esas cosas que no me resultaban tan fáciles: destreza física, tenacidad y el instinto asesino que se requiere para ser un goleador o un ganador de balones.

Cuando llegué a la universidad, me quedó muy claro que mi conjunto individual de fortalezas ya no era adecuado para el mediocampo. En la Conferencia Big East, jugando contra equipos como Notre Dame y la Universidad de West Virginia, los mediocampistas debían ser poderosos ganadores y tacleadores. Necesitaban ganar el balón, dejarlo y luego meterse en el área para llegar al final de un centro, saltando por encima de los defensores, para marcar un gol de cabeza. Ese nunca iba a ser yo. Pasé horas extra en la sala de pesas y, aunque me volví significativamente más fuerte, simplemente no tenía la genética para ser tan fuerte y poderoso como mis oponentes. Necesitaba aceptar eso o de lo contrario iba a pasar el resto de mi carrera universitaria persiguiendo una meta que no alcanzaría de manera realista.

En mi segundo año, me movieron hacia adelante. Mi visión de campo y conocimiento táctico me permitieron hacer carreras sin el balón que los defensores no esperaban. Sabía dónde me gustaría jugar el balón como mediocampista ofensivo, así que me puse en esas posiciones en el lado receptor. Pude tomar una de mis fortalezas naturales y usarla de una manera diferente en una posición diferente. Aunque prometedor al principio, resultó que todavía no era un goleador natural. Con demasiada frecuencia buscaba el próximo gran pase en lugar de ver la portería frente a mí. No era que no quisiera marcar goles, simplemente no estaba dentro de mi conjunto de habilidades naturales o, para ser justos, en mi experiencia del juego hasta ese momento, mirar instintivamente hacia la portería en lugar de espacio en el campo. Vi videos de Ronaldinho en YouTube durante horas. Iba al gimnasio auxiliar y practicaba sus movimientos 1v1 y diferentes estilos de definición. A pesar de que era lo suficientemente hábil técnicamente, simplemente no tenía ese instinto goleador.

Seguí trabajando en mis debilidades y persiguiendo este estándar que realmente no se adaptaba a mí ni a mis fortalezas.

Cada vez más frustrado en este punto de mi carrera universitaria, comencé a sentir que tenía demasiadas debilidades para ser lo suficientemente bueno. Empecé a dudar de mí mismo y empecé a perder la alegría del juego. En pocas palabras, yo era miserable. Seguí trabajando en mis debilidades y persiguiendo este estándar que realmente no se adaptaba a mí ni a mis fortalezas. Me puse la camiseta roja en mi verdadero último año y solo pude jugar en las sesiones de entrenamiento, no en los partidos. Como tal, terminé jugando en la posición que el equipo necesitaba que jugara para ayudarlos a prepararse para el próximo juego. Por alguna razón, esto generalmente significaba que jugaría afuera o en el centro contra el once inicial. Como ya no estaba compitiendo por tiempo en el campo, finalmente me sentí lo suficientemente libre como para jugar con mis puntos fuertes. No traté de forzar goles o entradas. No traté de jugar de la manera que pensé que tenía que hacerlo. Empecé a jugar de la forma que más me convenía.

Resultó que jugar atrás (dentro del estilo y sistema que jugaba mi equipo) era lo que mejor se adaptaba a mis virtudes. Tenía toda la cancha frente a mí, podía orquestar y organizar a todo el equipo en ambos lados de la pelota y podía construir el ataque con mucha menos presión defensiva sobre mí. También podía ver dónde estaba el espacio para el equipo contrario, y me ponía en posición para defender nuestras áreas vulnerables antes de que se convirtiera en una carrera a pie (que normalmente siempre perdería de todos modos). Por primera vez en mi carrera universitaria, finalmente sentí que pertenecía allí. Finalmente me sentí como un miembro valioso del equipo.

El mensaje que recibimos constantemente es que no somos suficientes como somos y que hay cosas sobre nosotros mismos que necesitan ser “arregladas” si alguna vez queremos encontrar el éxito y la felicidad. Esto es una mierda.

En el mundo de hoy, estamos inundados de libros y guías de autoayuda sobre cómo cambiar nuestras vidas. Con demasiada frecuencia se nos dice que no somos lo suficientemente fuertes, ni lo suficientemente ambiciosos, ni lo suficientemente delgados, ni lo suficientemente bonitos, ni lo suficientemente inteligentes. El mensaje que recibimos constantemente es que no somos suficientes como somos y que hay cosas sobre nosotros mismos que necesitan ser “arregladas” si alguna vez queremos encontrar el éxito y la felicidad. Esto es una mierda. Es una mierda empaquetada en una cajita ordenada, envuelta en papel antiarrugas reluciente, que huele como una vela de aromaterapia de limón y lavanda, que te regaló tu crítico amigo de la escuela secundaria que acaba de regresar de un retiro de yoga y meditación en Bali. ¡Esto no es un regalo! El verdadero regalo está en reconocer que cada uno de nosotros somos suficientes a nuestra manera única, y que hay un número infinito de caminos hacia el éxito y la felicidad. Cuando vivimos en un mundo que nos pasa continuamente de una tendencia a otra, de un estándar a otro, nuestro brillo natural se apaga en el proceso. La sociedad trata de meternos en cajas y embotar nuestros bordes que están ahí para ayudarnos a valernos por nosotros mismos.

¿Qué pasa si elegimos no comprar esto? ¿Qué pasaría si cambiamos el guión y decidiéramos centrarnos no en lo que nos dicen que debemos arreglar, sino en todo lo que tenemos para ofrecer? ¿Cuáles son algunas de tus mayores fortalezas? ¿Estás permitiendo que esos rasgos y habilidades se queden en un estante y acumulen polvo mientras tratas de acumular dones que no se ajustan a ti, a tus objetivos o a tu estilo de vida? ¿Por qué?

La mejor manera de hacerse notar en cualquier campo o esfuerzo es permitir que sus fortalezas brillen con tanta fuerza que su luz arroje una sombra sobre los defectos que anteriormente se enfocó en corregir.

Hay un millón de formas de encontrar el éxito y la felicidad; no hay un solo camino para ninguno de nosotros. A menudo, los médicos o estudiantes jóvenes me preguntan cuál fue mi camino para llegar a donde estoy hoy, y mi respuesta suele ser una variación de esto: no sigas mi camino. Mi camino estaba destinado para mí y solo para mí, así como tu camino está destinado para ti y solo para ti. No tienes las mismas fortalezas y habilidades que yo, ni yo tengo las mismas que tú. En lugar de centrarse en lo que otros han hecho para tener éxito, es mejor considerar sus propias fortalezas únicas y cómo puede hacer que funcionen para usted. La mejor manera de hacerse notar en cualquier campo o esfuerzo es permitir que sus fortalezas brillen con tanta fuerza que su luz arroje una sombra sobre los defectos que anteriormente se enfocó en corregir.

Una vez más, no quiero decir que debamos descartar por completo nuestras debilidades. Siempre debemos tratar de ser lo mejor de nosotros mismos. Simplemente deseo que todos dejen de buscar el éxito detrás de la puerta de sus deficiencias y a la vuelta de la esquina de sus fallas y, en cambio, miren el camino de sus fortalezas expuesto ante ustedes. Hay algo único e inherentemente brillante dentro de cada uno de…

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

próximas capacitaciones

Curso

Curso Anual Oficial de la Asociación de Kinesiología del Deporte

La Asociación de Kinesiología del Deporte (AKD) tiene el placer de presentar la edición 2024 del Curso Anual Oficial en Kinesiología Deportiva.IMPORTANTE: Si eres miembro de la Asociación Argentina de Kinesiología del Deporte, ¡tienes un 30% de descuento! Pide el código de descuento al siguiente correo: [email protected] eres miembro de la Asociación Argentina de Kinesiología del Deporte, ¡tienes un 40% de descuento para pagos completos!¡Descuento por pago anticipado para publico general 30%!El Curso Anual de Kinesiología Deportiva, cuenta con 8 (ocho) módulos de 4 (cuatro) clases cada uno con una carga horaria de 72hs. cátedra, es en formato virtual y de manera asincrónica.El curso está dividido en 4 ejes temáticos:Lesiones por sobrecarga mecánicaLesiones músculo tendinosasLesiones por inestabilidad articularActualización en prevención de lesionesEl mismo está dirigido por el actual presidente de la asociación, el Licenciado Andrés Romañuk y por el actual vicepresidente, el Licenciado Andrés Thomas. A su vez el curso está coordinado por la actual secretaria, la Licenciada Sabrina Rolando y el Licenciado Matías Sampietro, prosecretario de prensa y difusión, como encargado de la creación y coordinación del programa académico.Nuestro objetivo es promover una kinesiología deportiva basada en la ciencia, que le permita a los y las kinesiólogas/os, tener herramientas para resolver de forma eficiente y segura las demandas que se presentan en el deporte. Por este motivo diseñamos un curso con contenido actualizado, con fundamento científico y a cargo únicamente de kinesiólogos/as expertos en deporte y actividad física. El formato virtual permite, además, alcanzar a los/as profesionales de toda la Argentina y Latinoamérica, cumpliendo con nuestro deseo de expandir fronteras.El curso está dirigido a kinesiólogos y kinesiólogas, fisioterapéutas y terapistas físicos.IMPORTANTE: Si eres miembro de la Asociación Argentina de Kinesiología del Deporte, ¡tienes un 30% de descuento!
44 Revisiones
4,20
Curso

Curso de Biomecánica Normal y Patológica de la carrera - De la teoría a la práctica

El presente curso pretende proveer al asistente una formación acerca de la biomecánica tridimensional de la carrera, la interpretación de informes biomecánicos y el tratamiento multiplanar de las alteraciones, fundamentado en conceptos integrales derivados de la evidencia científica actual.- Se desarrollará un análisis biomecánico de la carrera desde el punto de vista cinemático y electromiográfico, para la ulterior comprensión de la lectura de informes biomecánicos y el tratamiento multiplanar de distintas alteraciones.- Se elaborará un exhaustivo análisis de la cinemática de la carrera en conjunto con el desarrollo de la actividad muscular durante todo el ciclo.- Se introducirá a la interpretación de las curvas cinemáticas y resultados del informe biomecánico.- Se analizarán diversas alteraciones de la técnica de la carrera de forma tridimensional, la interrelación de dichas alteraciones con las patologías de MMII y mecanismo lesional.- Una vez desarrollados los mecanismos por los cuales obtener una evaluación certera, el curso busca que los asistentes logren objetivar el abordaje de la rehabilitación, readaptación y/o entrenamiento, indicar los ejercicios adecuados para cada Atleta desde una perspectiva tridimensional y global.El curso consta de 14 clases sincrónicas divididas en 3 módulos y 4 encuentros sincrónicos junto con más de 70 artículos científicos.
Primera Edición
Curso

Curso de Evaluaciones Funcionales en la Rehabilitación y la Readaptación Deportiva

Luis García, kinesiólogo del Seleccionado Mayor del Fútbol Argentino (AFA) y desarrollador del programa "Kinien", basado en el estudio biomecánico de la carrera, propone este curso de especialización acompañado por Pablo Varela, actualmente kinesiólogo del Club Atlético Boca Juniors, plantel profesional, donde se desempeña desde el 2009 y fue parte del cuerpo médico de la Selección Argentina de Fútbol en los mundiales FIFA Brasil 2014 y Rusia 2018. La evolución de la actividad profesional dedicada a la rehabilitación muestra un rumbo signado por la palabra “funcional”. Técnicas provenientes de diferentes corrientes de pensamiento, intentan postularse como las mejores para resolver la cuestión de la alteración del movimiento. Del mismo modo, existen también, innumerables intentos por establecer herramientas de evaluación que permitan al profesional diagnosticar funcionalmente. En este curso abordaremos en profundidad conceptos teóricos y herramientas tecnológicas usadas en el alto rendimiento, que adaptamos y aplicamos durante muchos años en el diagnóstico y seguimiento de la readaptación deportiva.
14 Revisiones
4,57

newsletter de deporte